EL NAVEGANTE Y LOS EQUINOCCIOS EN LAS BOLAS DE PIEDRA DE QUEPOS

EL NAVEGANTE, LOS EQUINOCCIOS y SOLSTICIOS EN LAS BOLAS DE PIEDRA DE QUEPOS . Conversaciones con Eduardo Odio Orozco, arqueólogo y antropólogo. . En la Ruta de las Especies, por siempre han sucedido los fenómenos de la transportación natural. Desde que existe la vida, y el momento mismo de La Creación, el movimiento de la masa, por efecto de la absorción y su acción expendedora de la energía, produce los fenómenos físico-químicos de la contracción y dilatación (Edafología y Cinética esquiométrica de la reacción ); esto es, la difusión calórica y su recepción en acción. El cambio de temperatura que se manifiesta, va difundiendo a lo largo de todas las masas de los diferentes estados de la materia, contracciones y dilataciones concéntricas, que al final producen fluidos en movimiento. Lo que cumple con la Ley de Fourier y con la ley de los conceptos de la difusión, diferencias de concentraciones y velocidades . Es decir, la materia junto con el calor derivado de la energía, han inventado un mecanismo de traslación llamado movimiento. .En movimiento. En movimiento se encuentra la vida. En movimiento yo me traslado. En movimiento sigo el camino. En movimiento llego a donde está el alimento. En movimiento me encuentro con lo místico. En movimiento encuentro a mi Dios creador e impulsor de mi vida. Esto es, todos los estados de la materia: sólida,líquida y gaseosa, junto con todos los estados de la energía: cinética, entalpía, calórica, eléctrica, magnética, gravitatoria,química-física y bioquímica, están intrínsecamente asociadas entre sí, y producen que todo se mueva. Es la creación en funcionamiento. Y esto,lo sabía y lo intuye actualmente, El Navegante. . .En la Ruta de las Especies, el navegante instruido y conocedor de las fuerzas universales de la materia, lo único que debía saber era el punto de partida y el punto de llegada. Conocedor de las vías acuáticas marinas, de las corrientes eólicas y de las vías terrestres, lo único que tenía que esperar era saber cuando actuar en el tiempo. El tiempo propicio para hacer la trayectoria. El tiempo preciso para realizar las estimaciones del viaje y sus recursos para la subsistencia. El tiempo proyectado para conseguir los recursos para la obtención de los productos a transportar. Especies deshidratadas y de poco volumen y peso pero contenedoras de las sustancias bioquímicas activas, capaces de desestresar a los organismos enfermos, de los diferentes pueblos a lo largo de la Ruta de las Especies. Y he aquí la importancia de las Bolas de Piedra de Quepos. Las que hemos denominado como EL ORÁCULO DEL TIEMPO. Si observamos al planeta desde algún punto sideral, vemos que este es esférico. Lo primero que notamos, son los estados de la iluminación que produce el Sol sobre la superficie. La mitad del planeta está iluminado y la otra mitad en la oscuridad. Pero además, este planeta gira alrededor del sol. Y por si fuera poco, el planeta gira sobre sí mismo, alrededor de un eje, con lo cual el calor de la iluminación, no se concentra en un mismo punto, sino que va avanzando a la velocidad del eje de rotación alrededor de su eje. Es decir, un arco de luz que avanza en su inclinación según el tiempo horario. Pero además de ello, el eje de la tierra está inclinado con relación al eje del sol en 23° con 27 minutos. Pero para el observador del tiempo en Quepos , todo consistía en tener un sistema extremadamente práctico, sin complicaciones de ninguna especie . Lo único que tenía que tener el Sukia, era poseer una esfera de piedra en una plaza de su pueblo totalmente despejada y en el centro de la misma plaza. De esta manera , teniendo el sol naciente sobre sus espaldas , el Sukia observaba la iluminación del sol sobre la esfera, el arco de la sombra-luz que describía y la sombra proyectada sobre el suelo. Luego el avance horario del sol hasta que este estuviera en el Cenit. Después lo mismo pero en el atardecer hasta el ocaso. Pero esto mismo sucedía en la noche, con la iluminación de la luna sobre la esfera , con lo que también continuaba la observación nocturna , dando así la hora. Lo mismo que la inclinación del plano del ecuador . ; ; .El Plano Eclíptico entre la Esfera de Piedra con respecto al Sol. El reloj del tiempo del Oráculo de Quepos es muy simple y resuelve los problemas de gran complicidad que se han realizado para describir los movimientos del Sol sobre la Tierra , o de la Tierra alrededor del Sol. Aquí nada de eso tenía importancia. Este era un sistema práctico para los habitantes de la tierra y para los navegantes de los pueblos del mar. Cuando el sol se encuentra iluminando al hemisferio norte, tenemos que su punto máximo antes de devolverse, se le llama el solsticio de verano. Por consiguiente lo opuesto está en el hemisferio sur al que se le denomina solsticio de invierno. Los equinoccios se dan sobre la esfera de piedra de los indios Quepos, imaginando un plano en medio de la esfera, en el punto del diámetro de la misma. Este plano se inclina hacia la derecha o hacia la izquierda dos veces al año. Pero también hacia el poniente como hacia el oriente. Con estos movimientos se sabía cuando ocurría el solsticio del Norte y el equinoccio del Oeste, el solsticio del Sur y el equinoccio de Este. Esta trayectoria daba sobre la superficie de la plaza, un ocho, al completar los desplazamientos anuales. Esto asociado a las cosechas, siembras, viajes y festividades daba el poder al SUKIA , en su dominio del tiempo. . Estas daban las lecturas del tiempo , desde el Neolítico Inferior y muy posiblemente, desde el Paleolítico superior, para los navegantes del anillo de Gáldar, en las Islas Canarias .Eran las fechas que el navegante debía de saber para sus recorridos sobre la Ruta de las Especies. Alrededor de los océanos PACÍFICO y ATLÁNTICO, Y SUS RUTAS SOBRE EL MAR DE CHINA Y JAPÓN, DE LA INDIA Y ARABIA ,SOBRE EL MAR DE ERITREA, A TRAVÉS DEL MAR ROJO Y EL MAR MEDITERRÁNEO. Era así, de esta manera, que llegaban desde oriente a GÁDIZ , frente a Fes, en las propias fronteras del Jardín de las Hespérides y los Campos Elíseos. .Todo el movimiento, marítimo y terrestre utilizable en el transporte, están originadas en tres grandes áreas de superficie marina de relativa calma. Estas varían de acuerdo la trayectoria que produce el Cenit del Sol sobre ellas, a lo largo del año,en su recorrido del solsticio del norte al del sur , y del equinoccio del este al equinoccio del oeste. Estos originan una ascensión de calor a la atmósfera que pone en movimiento a las corrientes eólicas ascendentes. Esta corrientes calientes hasta enfriarse, descienden sobre la superficie del mar. Se clasifican como corrientes ascendentes, corriente altas, corrientes medias y corrientes rasantes. Estas a su vez actúan sobre las corrientes marinas superficiales que ponen en movimiento a las corrientes de profundidad. El navegante sabía que las corrientes aéreas y acuosas, se orientaban por el cambio del cenit sobre la superficie marina, siguiendo su ruta entre el solsticio y el equinoccio y viceversa, dependiendo de la época del año y su confirmación con la aparición de las constelaciones estelares, según fuera el Ecuador, el trópico de Cáncer o el de Capricornio .Este era su secreto y su disposición de seguir la Ruta de las Especies a partir de las Bolas de Piedra de Quepos. PARA MAYORES DETALLES EN WWW.SANTAROSAPAPELBANANO.JIMDO.COM. SEA CONSCIENTE, CONSUMA RESPONSABLEMENTE.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a EL NAVEGANTE Y LOS EQUINOCCIOS EN LAS BOLAS DE PIEDRA DE QUEPOS

  1. Pingback: LAS ESPECIES MEDICINALES SOBRE LA RUTA DE LAS ESPECIES. EL COMERCI O DE SIEMPRE LOS BANANOS DE GALDAR EN EL CINTURÓN DE LAS ESPECIES | Convirtiendonos en consumidores conscientes

  2. Pingback: PROLOGO DEL INDICE N-14, LOS EFECTOS SOLARES SOBRE LA RUTA DE ESPÉCIES. | Convirtiendonos en consumidores conscientes

  3. Las corrientes marinas[editar]

    Artículo principal: Corriente marina
    Perpetual Ocean
    Archivo:Perpetual Ocean.ogv
    Reproducir contenido multimedia

    Visualización de las corrientes marinas entre 2005 y 2007, realizada por la NASA.
    Las corrientes marinas próximas a la superficie de los océanos, son impulsadas por los vientos, que las arrastran con ellos. Se desplazan a menor velocidad que el viento y no tienen la misma dirección que ellos, ya que se tuercen hacia un lado por efecto de la rotación de la Tierra o fuerza de Coriolis. Cambiando de dirección hacia la derecha de su trayectoria en el hemisferio boreal y hacia la izquierda en el hemisferio austral
    Las corrientes tienen una influencia importante en el clima, por ejemplo, la corriente del Golfo o corriente Gulf Stream, que nace en el Caribe, proporcionan a la zona noroeste de Europa unos inviernos más benignos.
    Las 28 corrientes oceánicas son:
    1.Corriente ecuatorial del Norte
    2.Corriente ecuatorial del Sur
    3.Contracorriente ecuatorial
    4.Deriva septentrional del Pacífico
    5.Deriva septentrional del Atlántico
    6.Corriente de Noruega
    7.Corriente de Spitzberg
    8.Corriente de Irminger
    9.Corriente circunatlántica
    10.Corriente de Alaska
    11.Corriente de Groenlandia
    12.Corriente del Labrador
    13.Corriente de las Kuriles
    14.Corriente de las Malvinas
    15.Corriente de las Islas Canarias
    16.Corriente de Benguela
    17.Corriente de California
    18.Corriente de Humboldt
    19.Corriente occidental de Australia
    20.Corriente del Golfo
    21.Corriente de Kuroshio
    22.Corriente del Brasil
    23.Corriente de las Guayanas
    24.Corriente de Australia Oriental
    25.Corriente de Somalia
    26.Corriente de Mozambique
    27.Corriente de las Agujas
    28.Corriente del Niño
    Giros oceánicos[editar]
    Los cinco mayores giros, en los océanos Índico, Pacífico y Atlántico.
    Artículo principal: Giro oceánico

    En oceanografía es un gran sistema de corrientes marinas rotativas, particularmente las que están relacionadas con grandes movimientos del viento. Los giros son causados por el efecto de efecto Coriolis; a lo largo del vórtice planetario con fricción horizontal y vertical, que determina el patrón de circulación para el bucle de viento (torque).4

    Existen cinco grandes giros, dos norte y dos sur para el océano Pacífico y el Atlántico respectivamente, y uno para el océano Índico. También existen otros, los giros tropicales, los giros subtropicales, y los giros subpolares.

    Se ha comprobado que en los giros del Atlántico y Pacífico norte existe gran acumulación de desechos marinos flotando a la deriva. Se conocen como la Gran Mancha de Basura del Pacífico norte y la Mancha de basura del Atlántico Norte.

    Morfología del fondo marino[editar]
    Edad del fondo marino.
    El margen continental es la porción del fondo marino que está más próxima a tierra firme. Se divide en:
    Plataforma continental o plataforma submarina: es la menos profunda, llega a los 200 m de profundidad, siendo bastante plana. El agua que la cubre suele contener vida marina en abundancia y la mayor parte de la pesca se realiza en esta zona. Aquí se encuentra la cuarta parte de la producción mundial de petróleo y gas procedente de las rocas que se encuentran debajo de estas plataformas.
    Talud continental, escarpadura o escarpa continental. La extensión del talud varía dependiendo del océano en que se encuentre. Tiene una pendiente más pronunciada que la anterior y se sitúa entre los 200 hasta 3000 metros de profundidad aproximadamente.
    Borde continental. Se encuentra en la parte final del talud y marcaría el límite con los fondos oceánicos.
    Dorsales oceánicas. Son cadenas montañosas submarinas, vastas y escarpadas, generalmente ubicadas en el centro de los océanos. En promedio miden 1000 km de ancho con una altura de 3000 m. Forman un sistema más o menos conectado de 80 000 km de largo, recibiendo distintos nombres, por ejemplo, dorsal Mesoatlántica, dorsal de Reykjanes, dorsal del Pacífico Oriental.
    Planicies abisales. Se forman entre las dorsales oceánicas y los márgenes continentales. Son zonas muy planas y uniformes, en torno a los 4.000 m de profundidad. Suponen aproximadamente el 40 % del fondo del océano.
    Volcanes submarinos
    Fosas oceánicas o abisales. Son las partes más profundas de los océanos, con una media de 7000 a 8000 m de profundidad, que pueden llegar a medir miles de kilómetros de largo. La fosas de Las Marianas tiene la mayor profundidad del planeta con más de 11 000 m bajo el nivel del mar.
    Fosa oceánica
    Localización
    Profundidad (m)

    Fosa Challenger o de las Marianas Pacífico (sur de las islas Marianas) 11 034
    Fosa de Tonga Pacífico (noroeste de Nueva Zelanda) 10 822
    Fosa de Japón Pacífico (este de Japón) 10 554
    Fosa de las Kuriles o de Kamchatka Pacífico (Sur de las islas Kuriles) 10 542
    Fosa de Filipinas Pacífico (este de Filipinas) 10 540
    Fosa de Kermadec Pacífico (Noreste de Nueva Zelanda) 10 047
    Fosa de Puerto Rico Atlántico (este de Puerto Rico) 8800
    Fosa de Bougainville Pacífico (E Nueva Guinea) 9140
    Fosa de las Sandwich del Sur Atlántico (este de las islas Sándwich) 8428
    Fosa de Perú-Chile Pacífico (oeste de Perú y Chile) 8065
    Fosa de las Aleutianas Pacífico (S Islas Aleutianas) 7822
    Fosa de las Caimán Mar Caribe (sur de Cuba) 7680
    Fosa de Java Índico (sur de la isla de Java) 7450

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s