PRÓLOGO AL ÍNDICE N-10. MATERIALES Y COMPONENTES BIOQU ÍMICOS DE COSMÉTICOS NATURALES DE CAFÉ Y OTRAS PLANTAS.

PRÓLOGO AL INDICE N-10. MATERIALES Y COMPONENTES BIOLÓGICOS PARA PRODUCIR COSMÉTICOS NATURALES CON EL CAFÉ..

INDICE N-10. MATERIALES Y COMPONENTES BIOQUÍMICOS PARA PRODUCIR COSMÉTICOS NATURALES DE CAFÉ. Y OTRAS PLANTAS.

Publicado el noviembre 13, 2014 HISTORIA DE COMPONENTES BIOQUÍMICOS IDENTIFICADOS. EL NOMBRE EL CARIBE fue nombrado en remembranza y parecido con lo descrito por PLATÓN referiéndose al CRÍTEAS donde describe una tragedia de hundimiento igual al del Dilubio en los años de 8570 A.C Y 9421 A.C. .Lo que podemos suponer que se trataba del evento de la unión DEL OCÉANO ATLÁNTICO Y EL MAR MEDITERRÁNEO pero por etapas , con la desaparición del puente(istmo) y Lago Tritón ,situado entre Fez,Marruecos y Gibraltar,Hispania . Todos los nombres de las faldas de la cordillera de LOS ATLAS y sus pueblos ATALANTES ,y BEREBERES ,descendientes de los CROMAGNONES de Francia ,Hispania ( prueba de ello son las pinturas de ALTAMIRA, es ESPAÑA , CON MÁS DE 30,000 AÑOS de antigüedad) ,Atlas y las llanuras del SAHARA,hoy día convertida en desierto desde el año 3000A.C.. CRITOBAL COLÓN LLEGÓ A LA ESPAÑOLA ,en el CARIBE , como punto estratégico para sostener un viviero central para su propagación conforme avanzara la conquista .Aquí comienza nuestra arqueología vegetal . VER EL JARDÍN BOTÁNICO DE REPÚBLICA DOMINICANA y CUBA . Es notorio como el uso del banano y sus plantaciones -a su estilo , no como los desarrollados en la actualidad – se daba en esta zona y lo sigue siendo , se da como híbridos frutales y híbridos feculares para la alimentación con los almidones ,se daban en esta zona y lo siguen siendo . Además ,el cultivo de la oliva , el café , los manzanos , todos a partir de la hibridización del jazmín yel cerezo . Entre los árboles con corteza medicinal , tenemos el SAUCE BLANCO , CULTIVADO DESDE ESA ÉPOCA EN LA HISPANIA , Y AHORA CULTIVADO ALLÍ MISMO POR LA COMPAÑÍA ALEMANA BAYER , para la extracción del ácido salicílico y producir el ácido salicil salicílico empleado en la fabricación de la ASPIRINA . Ests aplicaciones eran muy conocidas por las tropas romanas de 300 A.C. . y ESTOS ÁRBOLES DOMESTICADOS TAMBIÉN LLEGAROS A LA AMÉRICA para el soporte necesario y logístico de la conquista y la colonización .el banano es el eje de la seguridad alimentaria . La cultura HISPÁNICA del siglo XV como fuente logística para la alimentación de las colonias y ahora los pueblos en desarrollo , con base al conocimiento de los años del 9200 A.C. , se proyecta para asistir a una población humana de 22,000 millones de habitantes para las próximas décadas .La intervención humana sobre las especies puede conocerse por medio de la datación de los híbridos .En este caso del banano , el café , el aceituno , y el manzano , entre los muchos otros como es el caso de del maíz ,la caña de azúcar .EL CAFÉ.
LA QUÍMICA DEL CAFÉ.DATOS DE IMPORTANCIA PARA EL PROCESO DE LIO-LIXIBACION. ING.CARLOS MANUEL GÓMEZ ODIO.El ácido cafeico es un compuesto orgánico que es clasificado como un ácido hidroxicinámico. Este sólido amarillo contiene grupos funcionales fenólico y acrílico. Se encuentra en todas las plantas debido a que es un intermediario clave en la biosíntesis de la lignina, una de las principales fuentes de biomasaEl ácido cafeico, el cual no está relacionado con la cafeína, es biosintetizado mediante la hidroxilación del cumaroil éster del éster quínico. Esta hidroxilación produce el ester cafeico del ácido shikímico, el cual se convierte a ácido clorogénico. Es el precursor del ácido ferúlico, alcohol coniferílico, y alcohol sinapílico, todos ellos pilares significativos en la lignina.[3] La transformación a ácido ferúlico es catalizada por la enzima ácido cafeico-O-metiltransferasa
INTRODUCCION
El ácido clorogénico está presente en casi todas las plantas superiores en las que juega el papel de responder al estrés medioambiental como por ejemplo, al desgarro de las hojas o de las flores o a los cortes que tengan lugar en la piel de la fruta. En general, la cantidad de este ácido presente en la mayoría de las plantas es muy pequeña como para afectar al ser humano cuando lo ingiere en la dieta, pero ocasionalmente se acumula en los frutos o en la semillas en cantidades suficientes como para mostrar un efecto fisiológico. Así, los granos de café sin tostar contienen entre un 6 y7% de este ácido, si bien al tostarlos el ácido clorogénico se trasforma en ácido cafeico y ácido quínico. Entre las plantas utilizadas en la medicina oriental que contienen ácido clorogénico se encuentran Lonicera caerulea, en cuyos extractos está presente hasta en un 25% y otras plantas en las que también está presente en cantidades importantes son los frutos del Crataegus, y las hojas de la Artemisia y del Epimedium. En Occidente, es la alcachofa la fuente más importante de esta ácido: los extractos de alcachofa pueden contener hasta un 15% de ácido clorogénico
el aceite esencial (1-2%) contiene felandreno, a-pineno, tuyona (3-12%), tuyol y derivados (alcohol, isovalerat, palmitato), bisaboleno, camfeno, cadineno, felandreno, nerol y azulenos4,6,9,10, absintina, isoabsintina1, 1,4-dimetil7-etilazuleno; 7-etil-3,6-dihidro-1,4-dimetilazuleno. 7-etil-5,6-dihidro-1,4-dimetilazuleno2,6-3-O-b-D-glucopiranósido, 3-O-rutósido3; además contiene taninos, resinas, almidón, malatos, nitrato de potasio y otras sales4
fig121.gif
El ácido clorogénico o cafetánico es un producto de condensación de Tolueno:
Compuesto orgánico importante para la extracción del aceite de café por el método de soxhlet.- Se utilizo
Propiedades Físicas:

Peso molecular:
92.14 g/mol

Punto de ebullición:
110.6 ºC

Punto de fusión: -95
ºC COMPONENTES QUÍMICOS DEL CAFÉ
El café está compuesto por más de 1000 substancias químicas distintas (6) incluyendo aminoácidos y otros compuestos nitrogenados, polisacáridos, azúcares, triglicéridos, ácido linoleico, diterpenos (cafestol y kahweol), ácidos volátiles (fórmico y acético) y no voláBelitz HD, Grosch W. Food Chemistry. Springer-Verlag, Berlin 1999. [ Links ]2. Mundo del Café, http://www.mundodelcafe.com/historia.htm [ Links ]tiles (láctico, tartárico, pirúvico, cítrico), compuestos fenólicos (ácido clorogénico), cafeína, sustancias volátiles (sobre 800 identificadas de las cuales 60-80 contribuyen al aroma del café), vitaminas, minerales. Otros constituyentes como las melanoidinas derivan de las reacciones de pardeamiento no enzimático o de la caramelización de carbohidratos que ocurren durante el tostado. Existen variaciones importantes en la concentración de estos componentes según la variedad de café y el grado de tostado.
Cafeína en el café.
La cafeína (1,3,7-trimetilxantina) es una de las tres metilxantinas presentes en el café junto con la teofilina y la teobromina. Este alcaloide actúa como estimulante del sistema nervioso central y se encuentra presente también en forma natural en el té y el cacao. También se añade en bebidas de consumo habitual como las cola (alrededor de 10 mg/100mL) y bebidas energizantes (alcanzando los 34mg/ml).
Los cafés verdes Arábica y Robusta contienen 1,16% (0,6-1,7%) y 2.15% (1,16-3,27%) de cafeína respectivamente (6) mientras ésta alcanza niveles de 3,1-3,9% en el café instantáneo en polvo (7, 8). En el café preparado los niveles de cafeína varían entre 29 y 176mg/taza (mediana 74) según la concentración y la solubilidad del café entre otros (6). En el caso del café soluble instantáneo preparado se estima un contenido promedio de cafeína de 60 mg/taza de 150 ml (rango 30 – 120 mg). El contenido de cafeína en el café descafeinado instantáneo es 0,12 %, equivalente a alrededor de 3 mg/taza (7).
La cafeína es absorbida en forma rápida y completa en el tubo digestivo, distribuyéndose hacia todos los tejidos del organismo. La concentración plasmática máxima de cafeína alcanza los 50 µM luego de una ingesta habitual de café, y su vida media en el cuerpo es de 2.5 a 10 horas. El metabolismo de la cafeína ocurre principalmente en el hígado, donde el citocromo p450 da cuenta del 95% de su transformación, la cual genera más de 25 metabolitos, mientras que el 5% restante se excreta por la orina.
Cafestol y Kahweol controlados por el café
Estos diterpenos se encuentran en las semillas de café verde en forma libre o esterificada como palmitato. Se les considera responsables del aumento en los niveles de colesterol total y LDL observados en algunas poblaciones que consumen café sin filtrar como el café turco, café hervido escandinavo o de cafetière que contienen altos niveles de estos diterpenos (6-12 mg/taza) (10, 11). Cafestol y kahweol son extraídos en agua caliente pero son retenidos por el papel filtro. El café espresso tiene un contenido promedio de 1,5 mg/taza (11).
Ácidos clorogénicos en la extructura del café
El café contiene una serie de ésteres fenólicos característicos denominados ácidos clorogénicos, que derivan de la unión éster entre el ácido cafeico y el ácido quínico. Se han identificado hasta 11 ácidos clorogénicos en el café Robusta. Normalmente se denomina ácido clorogénico al que está presente en mayor cantidad (5-O-cafeoilquínico). Junto a los también presentes ácidos feruloilquínicos, ésteres del ácido cafeico y el ácido ferúlico son una importante fuente de fenoles dietarios. El contenido de ácidos clorogénicos es del 7% en el café verde y se descomponen parcialmente (30 a 70%) durante el tostado, alcanzando niveles del orden de 4,0%. (6). Mattila et al. (13) midieron el contenido de ácidos fenólicos en alimentos, concluyendo que el café es la fuente más rica entre las bebidas consumidas, comparado con el jugo de manzana, jugo de naranja, vino tinto, cerveza, té negro, té verde y jugo concentrado de berries. Se señala en general que 200 ml de café tostado y molido podrían proporcionar entre 70 y 350 mg de ácido clorogénico.
Actividad antioxidante del café. mecanismos propuestos
Los ácidos clorogénicos son bien reconocidos como antioxidantes. La capacidad antiradical hidroxilo (OH.) del café verde y tostado depende del ácido 5-O-cafeoilquínico (14). Se ha descrito el uso de mezclas de ácido cafeico con ácidos clorogénicos como alternativa al uso de antioxidantes sintéticos (1). Igualmente se ha demostrado que el café instantáneo puede actuar como prooxidante para el ácido ascórbico y como atrapador de radicales libres superóxido (15).
La actividad antioxidante del café no se debe sólo a los compuestos polifenólicos sino que también a la presencia de cafeína y compuestos derivados del tostado. La cafeína tiene la capacidad de inhibir la lipoperoxidación inducida por radicales hidroxilos (OH.), peróxidos (ROO.) y oxígeno singlete, convirtiéndola en un potente antioxidante con capacidad similar a glutatión y superior al ácido ascórbico (16, 17). Por otra parte, el proceso de tostado del café induce la formación de compuestos de alto peso molecular como melanoidinas al igual que compuestos de bajo peso molecular que también poseen actividad antioxidante (14). Esto compensaría la disminución de los ácidos clorogénicos que se produce al tostar. La máxima actividad antioxidante se observa en el café medianamente tostado (18).
Utilizando distintas técnicas de determinación de la actividad antioxidante total, el café aparece como el mayor contribuyente a la ingesta total diaria de antioxidantes en adultos noruegos (19) y la mayor fuente de antioxidantes en bebidas de la dieta española (20) e italiana (21) (tabla 1). Halvorsen et al. (22) reportaron que, en una lista de 1.113 alimentos consumidos en Estados Unidos el café preparado estaba dentro de los 50 más ricos en antioxidantes y en el sexto lugar en cuanto al aporte de antioxidante por porción de consumo (250 ml). Todo esto convierte al café en una fuente dietaria de antioxidantes de carácter único con un perfil muy específico y con alta capacidad antioxidante total.
Absorción por medio del cafe sobre los ácidos clorogénicos
Estudios en pacientes colostomizados reportan que sólo el 33% del ácido clorogénico ingerido es absorbido mientras el resto es metabolizado en el colon por la microbiota, la que probablemente lo hidroliza a ácido cafeico y quínico lo cual por una parte disminuiría su actividad antioxidante pero por otra aumentaría su biodisponibilidad (23). Al medir en humanos la presencia de ácidos fenólicos en el plasma luego de la inges
tión de café, se ha encontrado sólo ácido cafeico, con un peak de absorción a 1 hora (24), lo cual se correlacionaría con una mayor capacidad antioxidante del plasma (25). Por otra parte, se ha encontrado en adultos sanos una correlación significativa entre la ingesta diaria promedio de café y vino tinto y la capacidad quelante de cationes metálicos de las deposiciones lo que indicaría la existencia de actividad antioxidante en el lumen del colon (26).
EL CAFÉ aplicao en los tratamientos del HÍGADO
Varios autores han reportado una relación inversa entre consumo de café y riesgo de daño hepático a través de estudios epidemiológicos prospectivos. Klatsky et al. realizaron en EEUU un estudio de seguimiento de varios años a 125.580 personas, de las cuales 330 fueron diagnosticadas con cirrosis hepática. Tanto el riesgo relativo de cirrosis alcohólica como la prevalencia de marcadores de daño hepático (niveles altos de alanina y aspartato aminotransferasas) mostraron una relación inversa con el número diario de tazas de café consumido. El riesgo relativo de desarrollar una cirrosis alcohólica en los sujetos que consumían 4 o más tasas de café diaria fue de 0.2 [0.1-0.4]. Los autores concluyen que el café contendría algún componente protector del hígado frente al desarrollo de la cirrosis, en especial la cirrosis alcohólica (27).
Estos resultados fueron confirmados por Tverdal et al. que siguieron a 51.306 sujetos durante 17 años, observando que aquellos que consumían al menos 2 tazas de café diaria presentaban un riesgo relativo de mortalidad por cirrosis alcohólica de 0.6 (28). Resultados similares fueron descritos por Ruhl y Everhart en un estudio realizado en 5.944 sujetos con alto riesgo de daño hepático por alcoholismo, hepatititis viral, sobrepeso o metabolismo alterado de la glucosa (29).
En un estudio de cohorte realizado en Japón en 90.452 individuos durante 10 años, se observó que los sujetos que consumían café diariamente tenían un 61% menos de riesgo de desarrollar un carcinoma hepático (214,6/100.000) que aquellos que casi nunca bebían café (547,2/100.000) (30). En un modelo animal de daño hepático agudo inducido por tetracloruro de carbono, la administración de café se tradujo en una disminución de los niveles de malondialdehido, un producto de lipoperoxidación, y de los marcadores de inflamación y de daño histológicos, además de un aumento de la capacidad antioxidante total en plasma y tejido hepático (31).
Café aplicado para regular a la diabetes
Durante las últimas décadas la prevalencia de diabetes de tipo 2 ha aumentado dramáticamente en Chile y en el mundo (32). Este fenómeno se debe probablemente a los cambios de comportamiento alimenticio (aumento del consumo de grasas y de carbohidratos de alto índice glicémico, menor consumo de fibras, ácidos grasos poliinsaturados, vitaminas y antioxidantes) y de estilo de vida (sedentarismo, tabaquismo) (33) que han ocurrido en la población durante este período. Estudios metabólicos destinados a evaluar una posible interrelación entre café y diabetes han mostrado que la administración aguda de cafeína (5 mg/kg) afecta negativamente la sensibilidad a insulina (disminución del 15%) y la absorción de la glucosa por los tejidos periféricos, tanto en individuos sanos (34, 35) como en obesos (36). Dichos efectos que favorecerían el desarrollo de resistencia insulínica han sido atribuidos al efecto antagonista de la cafeína sobre de los receptores de adenosina, y sobretodo a su capacidad de estimular la liberación de epinefrina, una catecolamina capaz de inhibir la acción de la insulina, en particular a nivel periférico (37, 38).
Sin embargo, en 2002, van Dam et al. describieron por primera vez una asociación inversa y altamente significativa entre el consumo de cantidades crecientes de café y el riesgo de diabetes de tipo 2 (39). Dicha asociación no fue observada para el consumo de té. Desde entonces nueve estudios epidemiológicos de tipo prospectivo realizados en distintos países y continentes e incluyendo a más de 300.000 sujetos seguidos por periodos de 8 a 20 años han confirmado estos resultados (40-48).
Varias hipótesis tratan de conciliar la coexistencia de estos efectos negativos y positivos del café a corto y largo plazo, respectivamente. Se ha propuesto que el aumento de la termogénesis y del gasto energético inducido por el consumo de cafeína podría ser un factor beneficioso a largo plazo en caso de los individuos con sobrepeso u obesidad (49). Es posible también que se desarrolle una tolerancia a la cafeína después de varias semanas o meses de consumo, la cual se traduciría en un retorno de las concentraciones de catecolamina a sus niveles básales y en la desaparición de los efectos agudos nocivos de la cafeína sobre la tolerancia a la glucosa (34, 35, 37, 38).
Por otra parte el ácido clorogénico y otros polifenoles presentes en altas concentraciones en el café pueden ser absorbidos y contribuir a la mayor capacidad antioxidante del plasma. Dicha actividad antioxidante podría ser de importancia en el caso de la diabetes, patología que se caracteriza por un mayor estrés oxidativo (25, 50, 51). Se ha mostrado que el ácido clorogénico por una parte actuaría como un factor protector y trófico de las células beta del páncreas (52) y por otra parte disminuiría la absorción intestinal de glucosa, aumentando los niveles de péptido tipo glucagón-1 (GLP-1) y disminuyendo aquellos del polipéptido insulinotrópico glucosa-dependiente (GIP), fenómenos que se traducen en un menor índice glicémico. Las quinolactonas o quinidas también presentes en el café aumentarían además la absorción de glucosa por los tejidos periféricos (36, 52-54).
Es también interesante notar que extractos de café inhiben la formación cortisol-dependiente de la enzima 11ß-hidroxiesteroide deshidrogenasa-1, previniendo la subsecuente translocación nuclear del receptor de glucocorticoides y la expresión de fosfoenolpiruvato-carboxikinasa, una enzima clave de la gluconeogénesis (55). Los antioxidantes del café por lo tanto se opondrían a los efectos agudos de la cafeína, lo cual podría explicar la diferencia entre los efectos agudos inducidos por el consumo de cafeína, de café cafeinado o de café descafeinado sobre la tolerancia a la glucosa (48, 52).
Café aplicado en la homocisteina
Se considera que una concentración plasmática elevada de homocisteina (HC) constituye un factor de riesgo para el desarrollo de patologías cardiovasculares. La hiperhomocisteinemia puede ser de origen genética, observándose en particular en los individuos homocigotos para la mutación C677T del gen de la metilentetrahidrofolato reductasa (MTHFR), una enzima implicada en el metabolismo de la HC y que requiere del ácido fólico y de la vitamina B12 como co-factores.
Se estima que alrededor de 12% y 44% de la población son homocigotos y heterocigotos, respectivamente para esta mutación. La hiperhomocisteinemia puede también ser de origen dietaria, debido a deficiencias de aportes en vitamina B6, vitamina B12 o en ácido fólico.
El «Hordaland Homocysteine Study» que siguió una cohorte de más de 14.000 noruegos ha mostrado que la HC se relaciona en forma dosis-dependiente con el consumo de café, y que los sujetos que ingieren más de 9 tazas/día tienen un aumento > 20% de la HC, comparados con aquellos sujetos no bebedores de café (56). La administración de 1L/día de café no-filtrado (como se consume en los países nórdicos), no afecta los niveles de folatos y de vitamina B12 pero aumenta la homocisteinemia en un 10% aproximadamente (57), mientras que la abstención de café la normaliza (58). En cuanto al café preparado mediante filtración con filtros de papel, su consumo (1L/día) también parece producir aumentos de la HC (59) pero los resultados en este caso son más contradictorios (60). Los compuestos del café que contribuyen al aumento de HC aún no están claramente determinados. La cafeína contribuye a este efecto en un 50% aproximadamente, tal vez porque puede actuar como antagonista de la vitamina B6 (61). El ácido clorogénico también tiene efecto similar (50).
Por otra parte, los individuos homocigotos de genotipo 677TT para la MTHFR constituyen un grupo de la población particularmente sensible al aumento de HC inducido por el café (62). Cabe destacar que la suplementación con ácido fólico (200 ug/día) tiende a disminuir el aumento de HC inducido por la ingestión diaria de 600 ml de café en voluntarios (63).
Café aplicado al efecto del colesteról y los lípidos séricos
Múltiples estudios han sido llevados a cabo para evaluar la asociación entre café y colesterol (CS) (64).
Los sujetos bebedores de café que se abstienen de tomar este brebaje durante 4 u 8 semanas ven sus niveles de CS disminuir regularmente (65). Un meta-análisis publicado en 2001 a partir de 14 estudios concluye que existe una relación dosis-respuesta significativa entre consumo de café y niveles de CS total y de LDL-CS (12). Esta tendencia es mayor en los sujetos hiperlipidémicos y también en los individuos que toman café hervido sin filtrar comparado con aquellos que toman café filtrado.
El café por otra parte aumentaría también los niveles de triglicéridos circulantes (66). Los responsables de estos efectos son dos diterpenos, el kahweol y el cafestol, presentes en las bayas de café. El 80% de ambos compuestos, sin embargo, son retenidos por el papel filtro utilizado para la preparación del café, reduciendo substancialmente de esta forma el efecto elevador de CS (11). Varios mecanismos han sido propuestos para explicar el efecto del kahweol y cafestol sobre CS y TG: disminución de la densidad de receptores de LDL por mecanismos de regulación post-transcripcional (67), disminución de la síntesis de ácidos biliares mediante la inhibición de las 7a- y esterol 27 hidroxilasas (68), aumento de la actividad de las proteínas séricas responsables de la transferencia del CS de las HDL a las LDL (69) y aumento de la síntesis hepática de VLDL (70).
EL Café APLICABLE AL MAL DE Parkinson
La enfermedad de Parkinson afecta alrededor del 3% de la población mayor de 65 años y se estima que esta cifra podría duplicarse en los próximos 30 a 40 años. El seguimiento de una cohorte de 8.004 hombres durante 30 años en el marco del «Honolulu Heart Program» mostró que la incidencia de Parkinson ajustada por edad disminuía mientras aumentaba las cantidades de café consumidas: de 10.4 por 10.000 personas-años en los no-bebedores a 1.9 por 10.000 personas-años en aquellos que consumían más de 900 ml/día (71). Una tendencia similar se observó con el consumo de cafeína, independientemente de su origen dietario, sugiriendo que el efecto protector del consumo café se relacionaría con su contenido en cafeína. Los mecanismos involucrados, sin embargo, aún no son conocidos.
Café APLICABLE A las enfermedades cardiovasculares
Los efectos anteriormente descritos del café sobre los niveles circulantes de homocisteína y de CS-LDL dejan suponer que los consumidores de este brebaje tienen más riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares (ECV). El consumo de café se asocia, además, con una mayor presión sanguínea, como lo confirma un meta-análisis publicado en 1999 a partir de 11 estudios, e incluyendo a 522 participantes (72). Es por lo tanto curioso que, a pesar de un gran número de estudios epidemiológicos sobre el tema, sea imposible concluir que el café represente un factor de riesgo para el desarrollo de enfermedades cardiovasculares. Algunos estudios observan que éste afecta la mortalidad por enfermedades coronarias, en general por un consumo elevado, >9-10 tazas/día, y con un riesgo mayor para las mujeres y para los individuos con hipertensión (73, 74). Sin embargo, la mayoría encuentra que su consumo no afecta en forma importante el desarrollo de estas patologías (75-77), y algunos observan un efecto protector del café sobre la morbilidad y mortalidad coronaria (78-80), probablemente debido a sus efectos antioxidantes y anti-inflamatorios. Estos resultados son confirmados por varios meta-análisis basados en estudios de cohortes y de caso/control (81-83).
Por otra parte, cabe destacar que varios de estos estudios indican una relación inversa entre el consumo de café y la mortalidad por causas ajenas a ECV (77, 84) y que otros reportan que los bebedores de café tienen menos antecedentes de enfermedades y sintomatologías diversas y menos uso de varios medicamentos que los sujetos no-bebedores (78). Panagiotakos et al. (85) explican estas observaciones contradictorias por el hecho que la asociación entre riesgo de enfermedades coronarias y consumo de café tiene una forma en J, lo cual significa que un bajo consumo de café (<3 tazas /día) ejercería un efecto protector mientras que el riesgo aumentaría por un consumo mayor. Las razones para las cuales el consumo de café no constituye un factor de riesgo importante para las ECV, a pesar de sus efectos negativos sobre la presión sanguínea y los niveles de HC y de CS, no son claras. Es posible que su contenido en antioxidantes pueda ser uno de los factores protectores que limiten el riesgo. COSMÉTICOS DE CAFÉ. En la piel encontramos todo un sistema que nos dice que esta está activada por una compleja organización de dilataciones, contracciones ,crispaciones leves y profundas, difusiones a base de factores térmicos, osmóticos, sudoríficos, emisión de gases, movimientos sensitivos, todos ellos en los que activan a la circulación periférica en sus sistemas de vasos sanguíneos y capilares. Además de eso, y desde el tejido adiposo, se inicia un proceso de la combustión interna. Para entenderla. debemos partir en este viaje por las terminales sensitivas , a partir de la formación que en un inicio se dio dentro del embrión. La actividad de los masajes se da mediante la palpación y de tratamiento manual, aplicado sobre la cubierta corporal y trasmitido por la presión mecánica de las manos a los diferentes órganos del cuerpo humano. Según la indicación y los objetivos de tratamiento propuestos, se pueden lograr efectos que generan acciones directas y/o reflejas sobre el organismo. Son extremadamente beneficiosos para la concentración y para mejorar los resultados académicos. A continuación se detallan los efectos principales. Cuando se utiliza el masaje para mejorar la función circulatoria, recuperar la movilidad restringida entre los tejidos dañados, aliviar o reducir el dolor, o para optimizar la conciencia sensorial. Por otro lado, en el momento en que el masaje proporciona relajación, bienestar y tener bajo nivel de estrés , ayudando en la recuperación y el mantenimiento de la salud se convierte, aun sin pretenderlo, en un acto terapéutico. El masaje terapéutico debe ser realizado solamente por fisioterapeutas. El masaje con los granos de café, mezclados con su mezcla emoliente, y que han sido previamente molidos y tostados, se prepara un brebaje conocido por sus propiedades estimulantes y energizantés. Con anterioridad es bueno que también se beba una taza de café negro previo al masaje. Resulta una bebida ideal para iniciar una jornada intensa y exigente, nos da fuerzas y energía para que nuestro rendimiento no decaiga, o bien puede ser una buena forma de renovar energías a mitad de una actividad intensa, especialmente de tipo mental.
El masaje se aplica mediante la manipulación. RUTA DE LAS ESPECIES . COMPUESTO DEL CAFÉ Según sus fórmulas : 1- cafeína 1,3,7 trimetilxantina ,pariente del ácido úrico . Se convierte en paraxantina (1–7 demetilaxantina ), l-metilantina , ácido 1-metiluric , o uracil acetilado – teofilina ,teobromina 6 , materia grasa , proteínas , potasio , calcio , magnesio , fósforo -cafeina , trigonelina , aminoácido , carbohidratos , ácidos alifáticos ,lípidos , glicósidos , minerales :potasio , cafestol , kahweol , serotonina , azúcares , hidroxiamino , prolina , B- damasceninae 2 – furfuritol , 3 metil-2-butentiol 2-isobutatil-metoxil , 5- etil – 9 – hidroxi
-2 -metil furanone . 2,3-pentanidione , metional , 2 isopropin -3 – meto oxypirazine , vinillina , furaneol , 2, etil-3,5 – dimetilpirazine , 3. hidroxi -1,5 – dimetil – 2((5H) – furanoneo sotolon , 4-etilguaiacil como picante ., 5.etil -3-hidroxi-4-metilfuanoneo o abhcon como sabor de aderezo . ácido salicílico II- PLANTAS QUE CONTIENEN CAFEÍNA . Como ruta para saber el origen del café ,exploraremos algunas de las 60 plantas que contienen cafeína . Partimos nuevamente de los estuarios coralinos y regiones marítimas donde se desarrolló la vida hace más de 3000 millones de años . Entre las plantas que provienen de esas etapas de la vida , encontramos a las algas que producen el IODO , elemento de la tabla periódica ÚNICO EN SER PRODUCIDO POR EL REINO VEGETAL .Podríamos expecular que las demás sustancias que encontramos en los diferentes organismos son variantes de este compuesto .El YODO se produce al ser capturado por de la luz y fijado en la clorofila de las algas ,
pasando luedo a ser componente importante d la sabia que la recorre en toda su estructura vegetal . Seleccionaremos semillas que se parezcan a los granos del café , así como hojas .Otro aspecto que reconsideraremos es la cantidad de plantas por especie que se dan en los diferentes jardines botánicos del mundo , a lo largo de sus meridianos , ya que de ellos depende la investigación del clima con relación a la inclinación del eje terrestre . Comencemos con la química de las semillas del cerezo ya que son las más parecidas al grano o nuez del café . Son muy similares lors tratamientos sobre el cuerpo humano lo mismo que sus efectos Esto lo podemos ver como sigue ; 1- SEMILLA DE CEREZO : NOMBRE PRONUN HUMILIS BGE , O PRUMUS TORMENTOSA THUNB La semilla del cerezo contiene los mismos minerales del café :Fe,K,Mg, y las vitaminas A y C . Su carnosidad es similar y contiene gomas y gomas arábicas 8 igual que en el café ). Contiene las mismas proteínas y creatina . La madera del cerezo
cerezo primitiva es similar a la leña del café con su misma composición química ,variando con respecto al clima de siembra . Medicinalmente se comporta de manera similar actuando sobre el intestino grueso y delgado .Estimula la diuresis y reduce los edemas , al igual que el café . Actúan en ambas especies como laxante .
Desde los Departamentos de Biología Aplicada y de Tecnología de los Alimentos de la Escuela Politécnica Superior de Orihuela-Universidad Miguel Hernández (Orihuela, España), han analizado los componentes químicos y la actividad antioxidante de las cerezas en 14 estadios diferentes de maduración. Los parámetros estudiados relacionados con la calidad de la fruta han sido el color, la textura, los azúcares, los ácidos orgánicos, la actividad antioxidante total y el global de compuestos fenólicos, antocianinas y ácido ascórbico o vitamina C. Los resultados han revelado que la acumulación de glucosa y fructosa (asociados al sabor dulce) y el proceso de ablandamiento se inician en las primeras etapas de desarrollo, que coincide con el rápido aumento en el tamaño del fruto. El ácido ascórbico, la actividad antioxidante total (AAT) y los compuestos fenólicos totales aumentaron de manera exponencial en etapas posteriores, al final de la maduración, al coincidir con el oscurecimiento de la fruta y la acumulación de antocianinas, los pigmentos colorantes. De ahí el consejo de aprovechar la temporada estival para consumirlas en su mejor momento.
¿Cerezas para combatir el sueño?

Uno de los metabolitos primarios para la síntesis de compuestos antioxidantes más complejos es el siquimato. A su vez, esta sustancia sirve como precursor de dos aminoácidos, el triptófano y la fenilalanina a través de diferentes rutas metabólicas. A partir del triptófano, el organismo puede fabricar serotonina, un neurotransmisor que actúa a modo de mensajero químico entre neuronas y hormonas relacionadas con el ciclo del sueño y la sensación de relajación.
Ésta es precisamente la razón científica que ha llevado al grupo de investigación en Neuroinmunofisiología y Crononutrición de la Universidad de Extremadura (España) a evaluar el efecto en el descanso y el sueño del consumo de diferentes cultivos de cerezas del Valle del Jerte, en Extremadura. Aunque los resultados de la investigación, publicada el pasado mes de junio en el ‘Journals of Gerontology’, sugieren que el consumo de cerezas del Valle del Jerte ejerce efectos positivos sobre el sueño como desodorante

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a PRÓLOGO AL ÍNDICE N-10. MATERIALES Y COMPONENTES BIOQU ÍMICOS DE COSMÉTICOS NATURALES DE CAFÉ Y OTRAS PLANTAS.

  1. Pingback: INDICE N-8. EL CAFE. EMPAQUES,MATERIALES Y PRODUCTOS NATURALES PARA EL CONSUMO HUMANO | Convirtiendonos en consumidores conscientes (Editar

  2. ← AFRICA , LA CUNA DEL CAFÉ

    LA GLOBALIZACIÓN DEL CAFÉ →
    LA RUTA DEL CAFÉ
    Publicado el noviembre 10, 2010 de santarosapapelbanano
    LA RUTA DEL CAFÉ . Hay que diferenciar cuales son las necesidades del consumo del café a través de la existencia de la humanidad y de los lugares de su cultivo .Para empezar a dilucidar este planteamiento debemos decir que el café solo se da en lugares montañosos que tengan alturas apropiadas para detener las nubes del agua del mar que se encuentra en sus proximidades , esto para mantener una humedad apropiada . Estas condiciones son bastante exigentes y de ello depende la calidad del fruto obtenido en la cosecha

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s